Reconocemos el pecado en nuestras vidas cuando nos examinamos de acuerdo con los Diez Mandamientos. El pecado toma un regalo que Dios le ha dado y lo usa de una manera que Dios no quiere que se use. Cada mandamiento también nos enseña cómo los dones de Dios se utilizan para su honor y gloria.

-Dr. A. L. Barry.