Blog

Adviento y Navidad

Adviento y Navidad

Canta de júbilo y alégrate, oh hija de Sión; porque he aquí, vengo, y habitaré en medio de ti —declara el SEÑOR.
Zacarías 2:10 (LBLA)

 

Durante esta temporada de adviento (el tiempo entre el primer domingo de diciembre hasta navidad) contemplamos la venida de nuestro salvador primero como bebé en un pesebre y su segunda venida como rey conquistador.

 

Entonces, ¿qué es adviento?

Adviento significa “venida” y describe la venida de nuestro Señor Jesús. El nacimiento de Jesús fue profetizada a través de varias profecías en el antiguo testamento. Pero estas no son las únicas profecías de la venida de Jesús. También ahí profecías que hablan de su segunda venida como rey conquistador.

En este tiempo de adviento contemplamos la primera venida de Jesús como bebe. Notamos las profecías porque estas fueron completas con el nacimiento de Jesús en un pesebre. También contemplamos la segunda venida, porque si Dios cumplió su primera promesa de mandar un salvador para toda la humanidad, también va a cumplir su segunda promesa de regresar por su iglesia. Él ha prometido no abandonarnos y cumplirá su promesa.

 

La Navidad

El tiempo de navidad es una bendición para nosotros, porque nos hace meditar en la venida de Jesús. Sin el calendario, yo sospecho, que fuera raro que regresáramos a leer la historia de la natividad. Es necesario recordar que Jesús nació igual a nosotros. Él vivió y tuvo necesidades igual como las de nosotros. Su madre, lo tuvo que alimentar de su seno y cambiar su pañal. Su padre terrenal, José, lo tuvo que instruir en la Tora. Nuestro Señor Jesús conoció todas nuestras necesidades porque el las vivió.

También en navidad nos recordamos que el regalo mas grande del mundo se nos a sido dado por medio de la persona de Jesús. El perdón de nuestros pecados. Si no tenemos la navidad no tenemos, no tenemos la Pascua de Resurrección. No quiero que me mal entiendan. Si alguien no quiere celebrar la navidad, yo no lo condeno, pero a la misma vez, nosotros entendemos que, sin la navidad, sin la venida del bebe Jesús, no existe la muerte de Él en la cruz por el perdón de nuestros pecados. En las palabras de San Agustín de hipopótamo, “¡Despierta, humanidad! Por tu bien, Dios se ha convertido en un hombre. Despierta, tú que duermes, levántate de entre los muertos, y Cristo te iluminará. Te digo de nuevo: por tu bien, Dios se hizo hombre.”

Con esto los déjelo con uno de mis favoritos himnos navideños, “Regocijad! Jesús nació”

Los Diez Mandamientos – Como entenderols

Los Diez Mandamientos – Como entenderols

A medida que la cabeza de la familia debería enseñar los Diez Mandamientos de una manera simple a su hogar:

El primer mandamiento

Yo soy el Señor tu Dios. No tendrás dioses ajenos delante de mí.

¿Qué se entiende por este mandamiento?  Debemos temer, amar y confiar en Dios sobre todas las cosas.

El segundo mandamiento

No tomarás el nombre del Señor tu Dios en vano; porque el Señor no lo tendrá por inocente, que toma su nombre en vano.

¿Qué se entiende por este mandamiento?  Debemos temer y amar a Dios para no maldecir, conjurar, mentir o engañar, por su nombre, sino invocarlo en todo momento de necesidad y adorarlo con oración, alabanza y acción de gracias.

El tercer mandamiento

Recuerda el día de reposo para santificarlo.

¿Qué se entiende por este mandamiento?  Debemos temer y amar a Dios de tal manera que no menospreciemos su palabra y la predicación del evangelio, sino que lo consideremos santo, y voluntariamente lo escuchemos y lo aprendamos.

El cuarto mandamiento

Honra a tu padre y a tu madre.

¿Qué se entiende por este mandamiento?  Debemos temer y amar tanto a Dios que no despreciamos ni desagradamos a nuestros padres y superiores, sino que honramos, servimos, obedecemos, amamos y

estimarlos.

El quinto mandamiento

No matarás.

¿Qué se entiende por este mandamiento?  Debemos temer y amar a Dios de tal manera que no le hagamos a nuestro prójimo ningún daño o lesión corporal, sino más bien ayudarlo y consolarlo en peligro y necesidad.

El sexto mandamiento

No cometerás adulterio.

¿Qué se entiende por este mandamiento?  Debemos temer y amar tanto a Dios como para ser castos y puros en nuestras palabras y hechos, cada uno amando y honrando a su esposa o esposo.

El séptimo mandamiento

No robarás.

¿Qué se entiende por este mandamiento?  Deberíamos temer y amar a Dios de tal manera que no le robemos a nuestro prójimo su dinero o propiedad, ni que lo tengamos en nuestras manos por un trato injusto o por medios fraudulentos, sino que lo ayudemos a mejorarlo y protegerlo.

El octavo mandamiento

No darás falso testimonio contra tu prójimo.

¿Qué se entiende por este mandamiento?  Deberíamos temer y amar tanto a Dios como para no engañar a creer, traicionar, calumniar, ni presentar informes perjudiciales contra nuestro prójimo, sino disculparnos por él, hablar bien de él y poner la construcción más caritativa en todas sus acciones.

El noveno mandamiento

No codiciarás la casa de tu prójimo.

¿Qué se entiende por este mandamiento?  Debemos temer y amar a Dios de tal manera que no deseemos por astucia la posesión de la herencia o el hogar de nuestro prójimo, o que la obtengamos con el pretexto de un derecho legal, sino que estemos listos para ayudarlo y servirlo en la preservación de los suyos.

El décimo mandamiento

No codiciarás a la esposa de tu prójimo, ni a su criado, ni a su criada, ni a su buey, ni a su asno, ni a nada que sea de tu prójimo.

¿Qué se entiende por este mandamiento?  Deberíamos temer y amar tanto a Dios para no alejar a la esposa de nuestro prójimo de él, alejar a sus sirvientes, ni soltar su ganado, sino utilizar nuestros esfuerzos para que puedan permanecer y cumplir con su deber para con él.

¿Qué declara Dios con respecto a todos estos mandamientos?  Él dice: «Yo, el Señor tu Dios, soy un Dios celoso, que visito la iniquidad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me odian, y que compadezco a miles de los que me aman y guardan mis mandamientos. «.

Éxodo. 20: 5, 6.

¿Qué se entiende por esta Declaración?  Dios amenaza con castigar a todos los que transgreden estos mandamientos; deberíamos, por lo tanto, temer su disgusto, y no actuar contrariamente a estos mandamientos. Pero él promete gracia y toda bendición a todos los que los guardan; debemos, por lo tanto, amar y confiar en él, y hacer alegremente lo que nos ha mandado.

Sigue leyendo mas escrituras por el Dr. Barry 

Escucha Nuestro podcast sobre los Diez Mandamientos

Parte 1

Parte 2

Reformacion Hispana

Comparte este artículo en tus redes sociales

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp

Vea algunas de nuestras otras publicaciones.

Visítanos


Facebook


Twitter

 

También te puede interesar…

Podcasts

Blog

Libro De Concordia

Contáctenos

Suscríbete a nuestra lista de correo

Categorías

Pin It on Pinterest